meditación

martes, 29 de marzo de 2011

Primeros pasos para la unificación de chacra corazón

 Primeros pasos para la unificación de chacra corazón

 

Cuando hablamos de: Nota Tonal o Llave Tonal es un concepto matemático, utilizado, para determinar una gradación  o  composición vibracional. Actualmente, encontramos, muchos textos o artículos relacionados, con este término, procedente de las matemáticas, que ha trascendido la física, e incluso la música: y que se asocia, al concepto humanístico y metafísico de vibración. Que todos conocemos a través del kybalion.
Actualmente, esta empezando a ser rescatada en el mundo esotérico, como una de nuestras herramientas, mas profundas, asociadas, con la abertura del chakra del corazón.
Ya son muchos, los que en el último año, no dejan de canturrear, una serie, constante de músicas, o repetir constantemente canciones, en su cabeza. Algunos terapeutas, saben, que el hecho de repetir constantemente un trozo de canción, hace, que en cierta manera, es nuestra mente emocional, quien quiere, que nos replanteemos algo o alguna situación, relacionada con esa letra o música.
En la actualidad, somos muchos los que no paramos de canturrear, y en mi caso, como muchos mas, se de buen propósito, que lo que para mi era una tan sencillo, como canalizar. Ahora viene precedido de una maravillosa música, que sueña intensamente, en mi interior, algo que muy pronto, tras esta navidad, en el solsticio del 2008,2009 formara ya parte de muchas conciencias.
Este fenómeno, fue conocido, siempre como LA Música de las esferas. Por las escuelas Pitagoricas. O actualmente, las llaves tonales de los maestros ascendidos.
Se trata, básicamente, de una herramienta que permite, armonizar nuestros sensores a los de Jerarquía Espiritual del planeta (La Gran Hermandad Blanca) y define la vibración o Frecuencia Vibratoria de un Ente o una Entidad Consciente denominada Maestro(a) Ascendido, Arcángel, Elohim u otro título asignado por dicha Jerarquía o la tradición escrita. Tal estado consciente del Ser, emite -puesto que Somos Luz y Sonido- una frecuencia o Tono Armónico propio de una Quinta Dimensión o superior - en contraste con la frecuencia o Tono desarmónico emitido comúnmente por la humanidad de Tercera y Cuarta Dimensión. Es como si al entrar en contacto, esa clave tonal, al igual que un diapasón nos transporta, a un orden, que nos pone a punto para la recepción. De todos es sabido los recuerdos de la típica canción del verano, pues esto es lo mismo, al igual que la canción del verano, nos transporta a un referente visual relacionado o que cristaliza un sentimiento, incluso mas en ocasiones. Pues la música de las esferas, nos alinea a dichas esferas, de conocimiento, o espacios dimensionales.
Si en algún momento, creen, que no es posible, hagan la prueba, coloquen varios aparatos eléctricos a su alrededor, y en silencio, vayan respirando, una vez acaben de hacerlo; se darán cuenta, que el sonido del cableado es mucho mas intenso, como si descubrieran sonidos que antes nunca eran perceptibles para ustedes.
Sin embargo, en ambos casos el fundamento está en el SONIDO. El Poder del Sonido. El Sonido, audible o inaudible, es una consecuencia de la Luz. No hablamos de iluminación cósmica…sino de la radiación de la luz eléctrica o atómica de un cuerpo. Dependiendo del control o maestría que se ejerza mentalmente sobre el movimiento o velocidad, y frecuencia de la Luz; y, a través del Sonido; será entonces el resultado, el efecto / manifestación en la Materia - la emoción es el catalizador (esto es crítico en la humanidad "adulta").

Armonía
es sinónimo de Orden; desarmonía y ruido es sinónimo de Caos.
De ahí la gran relevancia del Sonido: Ya sea a nuestro favor; música que enaltece el Alma (y no simplemente que nos anima, o emociona por un momento). O a nuestra contra; ruido generado por la industria, propaganda audio-visual, radio, t.v., y en general el
ruido y des-orden diario de una ciudad.

Dado que el planeta contiene gran diversidad de civilizaciones y razas, no todos los Seres de Luz pertenecen a la Jerarquía Espiritual. Por tal motivo hay quienes emiten su Radiación (tono, color, vibración, frecuencia ¡Amor!), mediante la simple palabra, o mantra, canto (Sonido audible) o mediante el Silencio o Sonido inaudible (todo es Radiación); o en la "forma" que les plazca pues en verdad no hay límites de Creatividad y Expresión, con mayor razón ahora que las bellas artes se están combinando, unificando, re-valorando.
Por eso cada vez se concibe mas el arte, como un espacio donde hacer sentir a un espectador, algo mas que el estar sobre una superficie plana.

Lo que importa es el mensaje -la Radiación de Energía, emanada y magnetizada- porque, ultimadamente, cada Ser (de Luz o de Oscuridad) ES Dios.


 recuperar nuestra verdadera naturaleza audio-visual Original, o mejor dicho, recuperar la "naturaleza" o "estado natural original" de todos nuestros sentidos y extra-sentidos.

 Mientras uno solo de los humanos no esté afinado, armonizado, sintonizado; no estará completa la Obra Planetaria. De ahí que las piezas musicales son una aportación para la Ascensión de la Consciencia Individual, y por lo tanto colectiva.

Lo que los criticos llaman  inspiración de toda obra de arte (musical o de otra índole, armónica o no), es siempre tomada, precisamente "inspirada", de los éteres; por lo tanto no pertenece a alguien en particular, es inspiración (y luego exhalación) de toda la Familia Cósmica. En todo caso el mérito siempre será: Por una parte, para el conjunto de energías -visibles e invisibles- que intervienen en la interpretación o reproducción (emisor - personas, aparatos, medios, sistemas) del tema musical, de acuerdo al intento y momento; Y por la otra, dependerá de la disposición / disponibilidad / determinación / "buena voluntad" o "intento" del receptor visible - o invisible porque todo está permeado por ondas electromagnéticas.
La disposición / voluntad
o intento puede hacer, por una parte; que un tema nos parezca monótono, por muy armónico que sea, o por el contrario; que un tema musicalmente pobre, ¡nos parezca una magnifica creacion a la Creación!

Todos en la escuela, estudiamos, el famoso cuadro, de comunicación. Pero nadie nos enseño a ver ese cuadro en su globalidad, estudiamos sus participantes, su mensaje: pero no la frase clave: Para que se establezca la comprensión del acto comunicativo, han de participar, todos sus componentes, bajo una clara conciencia del acto comunicativo. Es decir, saber que comunicas o que dejas que te comuniquen.

Os incluyo, un documento de wikipedia, que analiza muy concretamente este acto comunicativo. Pero del cual destaco el siguiente párrafo:
“La comunicación es un fenómeno natural en todo el universo, relevante por el hecho de que ésta aporta a su receptor un paquete de energía compatible con su sistema de transacción de cargas, beneficiándole en alguna de sus capacidades.
Son turbulencias y ondas atmosféricas que actúan a escalas espaciales y temporales muy grandes.”
       El paquete de energía es la información…y las cargas, somos nosotros, nuestra capacidad de aprender o recibir
Si volvemos al tema que nos ocupa,  podríamos decir que, toda Nota Tonal, armónica y des-armónica, forma parte de la gran partitura del Universo. En nuestro Universo particular -uno de muchos Universos- el Sonido primordial, directriz de la gran Partitura llamada Música de las Esferas, es "OM".
Si analizáramos, léxicamente la  palabra universo cada UniVerso es Una Rima, ritmo o verso, precisamente compuesto de Verbo + Sonido = (Uni)Verso. Pero eso ya es una fantasía.
Lo que si es cierto, es que para, que la comunicación perdure en nosotros se reciba, ha de haber un receptáculo. Una espacio, que permita la recepción de dicho mensaje. Y eso es lo que esta ocurriendo a mas tranquilidad, a mas vaciar el pasado, mas espacio queda en nuestro interior, o nuestra conciencia, con lo cual , se pueden producir un sinfín de nuevas, conexiones, que nos permiten ampliar, dicho receptáculo, y captar cada vez un mayor numero de emisiones, tanto internas como externas. Y sobretodo, con la apertura del chacra del corazón cada vez somos mas conscientes de ello.
Pero para afinar aun mas aquellas, que nos son solo fruto de una conexión causal, hay un “viejo ejercicio” que proviene del sistema Karuna, de curación Vibracional.
Este sistema, nos permite, reconocer, y saber, en todo momento, si una vibración, nos pertenece o no.
Método: Es muy sencillo, se trata en primer, lugar de cerrar los ojos, y poder, respirar hondo, con conciencia; es decir a cuatro tiempos. Inhalando por la nariz y exhalando por la boca. Así sucesivamente, unas 9 veces, para ser concretos.
Entonces, visualizaremos, una gran esfera de luz, en el interior de la tierra, de donde proviene una luz, que se dirige en vertical, hacia nosotros, vemos como frena, unos centímetros por debajo de nosotros. Abriendo así nuestro chakra de conexión con nuestros cuerpos sutiles, el chacra estrella de Gaia, que nos mantiene arraigados a ella, lo abrimos y llenamos de luz, respirando 9 veces; y aprovechamos para limpiar todo aquello que es inarmónico.
Una vez allí, subimos esta luz, a través de nuestro cuerpo, abriendo uno por uno nuestros chacras, y llenándolos de luz, hasta el chacra corona, después subimos en vertical, hasta encontrar, mas o menos un palmo a distancia de nuestro cráneo, el chacra octavo, que si sumamos, el estrella de Gaia, encontraremos el centro energético de nuestro cuerpo causal, que nos ayuda a filtrar la alta frecuencia de luz, de nuestros chakras que se hallan en los cuerpos sutiles. Una vez allí, abriremos esta luz, que se expanda y nos deje dentro de un tubo de luz, tan ancho como creamos apropiado.
Entonces, escogeremos un tema, una imagen o un nombre, y también nos sirve para cualquier símbolo, de cualquier cultura. Visualizaremos, dicho símbolo, y me refiero a todo lo que acabo de mencionar; siendo conscientes de que esa imagen o símbolo, es en si el icono de una vibración en concreto y tiene la capacidad de activar unas hondas, que nos llegan a nosotros, de manera concreta.
 Y toma entonces conciencia de tu chackra del corazón sagrado que se halla, por debajo del corazón real, en la zona de la espalda, y tu chacra de corazón ascendente, que se halla situado en la zona del timo y la garganta, y el centro de visión del alma, que se encuentra en el centro de la cabeza, detrás del tercer ojo, pero un poco por debajo de el.
Visualiza, entonces a un arcángel o  guía, maestro o Yo superior, sentado en frente a ti. y visualiza los tres centros mencionados, en el.
Ahora respirando hondo, veremos como sale un rayo plateado de nuestro corazón sagrado, y del de nuestro guía, y vemos como los dos se unen, en una columna vertical.
En segundo lugar visualizamos como surge un rayo de luz dorada de los dos corazones ascendentes. Y se conectan, ensanchando esa columna de luz.
Ahora, enviamos una luz blanca nacarada, como opalescente, que surge de nuestro centro de visión del alma, que se conectara de manera parecida.
Respiramos hondo, y vemos como se completa la conexión y circula la engría entre ambos, es entonces cuando nos situamos en el centro de visión del alma, en el centro de nuestra cabeza, detrás del tercer ojo. y sentimos como los tres centros se conectan y se activan y ves como esta, columna de luz se activa y se dirige al infinito, junto a la  de tu guía,  y se conecta con lo que tu reconoces, la unidad, o fuente, o logos solar, tomas conciencia que es solo una, que los tres sois uno.
Respiramos profundamente, y tomamos conciencia de cómo esa esencia de unidad llega a cada uno de nuestros átomos, y en la totalidad de las células de nuestro ser.
Nos quedamos ahí, y sentimos, como descansa, la guerra, que había en nosotros, como somos solo uno, poniendo fin a nuestra dualidad.
Vemos como de nuestros tres centros de corazón, se distribuye la energía en nosotros, y vemos como baja a través de nosotros, al centro de la tierra. Y comenzamos a desconectar, el primer rayo de luz nacara del centro de recepción del alma, del logos solar y lo devolvemos hacia, nosotros, así como nuestro guía también.
Respiramos hondo, y hacemos descender el rayo de luz, dorada suavemente  asta el c corazón ascendente y dejamos k se fusione, con la fuente de luz de nuestro ser, y nuestra columna, y dejamos que nuestro guía haga lo mismo.
Volvemos a respirar y dejamos que el rayo de luz plateada regrese de nuevo a nosotros  y se deposite, dulcemente en todo nuestro ser.
Respiramos de nuevo 9 veces para ir tomando conciencia de nuestro ser, y de las energía que en este momento se agitan en nosotros. Y las sentimos como se impregnan en nuestras células, estas energía que estamos trayendo desde nuestro cuerpo etérico, se establecen en unión en nuestro cuerpo físico y una vez sintamos que es el momento, vemos como se deslizan, hacia el interior de la tierra, a trabes del chakra estrella de Gaia, penetrando en el núcleo de la tierra y anclándonos en el. Anclando en nosotros, el amor universal y la compasión que nos conduzca al libre albedrío. Sentimos como nos invade una gran emoción y gratitud, por la integración de dichas energías.
Ejercicio:
Una vez integrados los corazones, podremos visualizar en frente de nosotros, esa imagen, icono o símbolo, y ver como se acerca a nosotros, quedando a la altura del corazón, sin traspasar el tubo de luz azul, y pediremos, que de nuestro centro de corazón ascendente, surja, un rayo de luz dorada, que traspase el tubo de luz azul y envuelva , la imagen dentro de un ovalo dorado, una vez allí, veremos como en medio de la luz dorada, nace un rayo de luz verde, que nos eleva la verdad, en torno a cualquier vibración y si vemos que aunque se haya transformado sigue ahí. Pediremos al centro de recepción del alma, que emita de nuevo un rayo nacarado de luz, que nos dibuje una pantalla, en donde podamos, recordar, o recibir , aquello que nos permita sanar en torno a esa imagen o situación, símbolo o música; mostrando lo que contiene para nosotros. Si por un casual, es alguna sensación dolorosa o terrible, llenamos inmediatamente de luz violeta la escena o pedimos a nuestros guías, que se ocupen de ella, hasta transformarla en armónica, y nos perdonamos por ese tiempo y espacio, por ser parte de el, sin ser concientes del mismo. O a aquellos que participaron de ello, por su falta de conciencia. Cuando hayamos terminado, le damos las gracias al icono o imagen y la diluimos, recogemos limpios, los rayos de luz, dorada y nacarada, y sentimos columna gran paz,, proveniente de la luz del chacra causal, nos llena en forma de luz blanca,  a todo nuestro cuerpo.
Respiramos hondo y poco a poco, retomamos conciencia de nuestro cuerpo.
Viendo como el chacra de nuestro corazón se expande, en espiral, como una gran honda, espiral, en el medio de la cual se halla una gran esfera de luz blanca, que brilla con intensidad. Es nuestro corazón monadaico, o en unidad, con respecto a nuestro prana. Que ha hecho la paz en ese tema.
En ocasiones, si se trata de símbolos, podemos mientras lo visualizamos, recibir, energía o visiones de iniciaciones, que nos modifiquen, en forma de ajustes vibracionales, conocidos como iniciaciones solares o etericas. Pero como estamos dentro e un tubo de luz azul, estamos protegidos ante cualquier modificación, si sabemos que se trata de un tema familiar, complejo o algo que sabemos que nos moverá, podemos, forrar internamente, el tubo azul con un rayo de luz plateada, que reforzara, la protección por provenir directamente del chacra del corazón sagrado. O templo interior.


No hay comentarios:

Publicar un comentario