meditación

jueves, 5 de enero de 2012

ORO, INCIENSO Y MIRRA…………. SIMBOLOGÍA DE LOS REYES MAGOS

ORO, INCIENSO Y MIRRA………….
SIMBOLOGÍA DE LOS REYES MAGOS
 


La llamada fiesta de la Epifanía o Adoración de los Reyes Magos hunde sus raíces en el pasado más remoto y misterioso. Las primeras huellas de una festividad equivalente pueden encontrarse en el Egipto faraónico, para el cual la fecha del 11 tybi (6 de enero) era el día de la “manifestación del nuevo sol”. Epifanía, precisamente, quiere decir “manifestación”.
Se cree que la llamada historia de los reyes magos fue escrita sobre el año 70DC, en arameo, pero tampoco hay constancia de ello, pues la documentación que fue hallada, son traducciones de los evangelios en griego.
En los Evangelios el papel de los Reyes Magos está muy difuminado y hace falta recurrir a una interpretación esotérica para advertir su significado. Para René Guénon la figura de los tres Reyes Magos, “venidos de Oriente”, son la actualización de Melkisedec, mítico rey de Salem, “señor de paz y justicia”, a la vez que rey, sacerdote y profeta, un equivalente hebreo a la tradición universal del Rey del Mundo.

Si nos ponemos a examinar en los mitos de su iconografía, iconología y símbilos asociadas a cada uno de ellos tenemos representados en cuadros, códices, pinturas y grabados desde el siglo IV principalmente en Europa media y el Medio Oriente las siguientes correlaciones:Los Tres Reyes Magos, sus ofrendas, su apariencia y el animal que les vincula.

·Melchor: Un anciano blanco con barbas blancas. Su regalo para Jesús es oro, representando su naturaleza real. El Camello le transporta. La tración que representa es la línea del conocimiento Védico de la India. Quzá el más antiguo, a los vedas como fuente de conocimiento y a la tradiciòn solar como la línea más consistente de los Avataras, hijos del Bishnu y Shiva, reencarnado para dotar al hombre del camino del retorno al sol. La ofrenda es en alquimia el oro de los filósofos o el fuego universal de la Gran Obra.

·Gaspar: Joven de cabellos negros. Su regalo es el incienso, que representa la naturaleza divina de Jesús. El animal que monta es el Caballo, símbolo de la inteligencia humana que puede domesticar los impulsos. La tradión que representa es el Zoroastrismo Persa, vigente en los tiempos del cautiverio Judío en Babilonia y máxima representación del Mazdeismo, el Or Mazda como Rey Sol que se manifiesta como el misterio de la esfige aldada que guarda el Gran Secreto. El incienso como ofrenda representa al aire, la inteligencia de los cielos y la ciencia de la naturaleza. Tradición del Turquesrtán transhimalayico que de vez en vez deja vertir las grandes enseñanzas a las tierras bajas de Turkia, Irán, Irák y desde luego Palestina, los recolectores de la Miel Dorada, el alimento de los hombre inmortales, la tradición Solar Sarmon o Sarmuni, de donde tiempos después abrebara el Gran Profeta Muhamad, el Señór lo Tenga en Su Gloria, llamado Mohamed o Maoma, descendiente la tribu de Ismael, y quién recibera el gran Secreto del Rostro del enviado Arcángel Gabriel.

·Baltasar: De raza negra. Su regalo a Jesús es mirra, que representa su sufrimiento y muerte futura. Su animal que monta e el Camello. Su tradición es la de Africa del Norte, el Egipto Medio, la tradiciòn Cobda Faraónica, los Hijos del Sol Osiris, e Isis la Gran Madre Nuth. Continuidad del aprendizaje del misterio de los Hombres Alados, Cobra Aguíla. Serpiente Alada, que revela sus misterios ante la Gran Esfinge. Su ofrenda representa en los aceites, el agua. Sustancia que sirve para prepar los cuerpos al morir, pero también al adquirir el nacimiento nuevo por el misterio del Baptismerio o Bautismo, purificación por agua.Ahí los tienes grandes reyes y magos, postrados de hinojos como dicen las escrituras de Mateo, unidos al cuarto elemento, Madre María la Madre Tierra y Estrella del Cielo, conjuntando los elementos necesarios para la revelación de la Quinta Escencia o Quinto Elemento, el Verbo Luz con Cuerpo de Hombre Sol.Grandes símbolos y misterio para las futuras generaciones.

El Evangelio -siempre siguiendo a René Guénon- ha dividido la función de Melkisedec en tres personajes, a la vez regios, que ofrecen a Jesús recién nacido, oro, incienso y mirra, símbolos de la realeza, el sacerdocio y la profecía. Tales ofrendas serían un reconocimiento del “Rey del Mundo” al papel divino de Jesús.

Pero también podemos recurrir a la tradición hermética y a la alquimia para intuir la importancia y el significado de la Epifanía. Se sabe por tradición que los Reyes Magos llegaron hasta el portal de Belén siguiendo las huellas de una estrella “de Oriente”. Pues bien, uno de los minerales utilizados por los alquimistas en sus laboratorios era el sulfuro de antimonio, que tiene la particularidad de, una vez fundido, contraer su superficie en la lingotera, dando origen en su centro a una estrella de seis puntas, que los alquimistas consideraban “la signatura con que el Divino había marcado a la materia prima de la obra filosofal”.

En realidad, los partidarios de la alquimia sitúan esta ciencia por encima de cualquier otra técnica tradicional, en tanto que la realización de la obra hermética daría acceso a los tres poderes que caracterizaban a Hermes Trimegisto (el tres veces grande), el de la realeza, el sacerdocio y la profecía.

La interrelación entre Reyes Magos y alquimia viene favorecida, además, por los colores de cada uno de ellos: blanco, rubio-dorado y negro, alusión apenas disimulada a las tres fases de la obra hermética: la obra al blanco o “albedo”, la obra al negro o “nigredo” y la obra al rojo o “rubedo”.

Pero también hay que ver en la fiesta de la Epifanía un momento de exaltación caballeresca, fr4ecuentemente incorporado a los ciclos heroicos medievales. El rey pescador, el mítico Preste Juan, rey de un país remoto, rey y sacerdote a la vez, sería un avatar de los Reyes Magos. Juan de Hildesheim llega incluso a decir que era su heredero.

Fue el “Buen Barbarroja”, Federico I Hohenstauffen, quien renovó el culto a los Reyes Magos trayendo lo que consideraba sus restos a Colonia. Esto ocurría en el siglo XIII y dio origen a la “fiesta de los locos”. En medio del jolgorio general, cada ciudad elegía un “rey de los locos”; pero en el siglo XIV, la fiesta, que entroncaba con celebraciones mistéricas y paganas, fue prohibida por la Iglesia y su simbolismo pasó al carnaval.

Pero, sintetizando y adentrándonos mas profundamente en los misterios de la alquimia solar o crística y su simbología más profunda , diremos que la adoración del Rey de Reyes es una consecuencia lógica y anhelada por todos, entregarle mirra, oro e incienso, así como todo tipo de ofrendas es señal de agradecimiento al trabajo interno…

En el proceso de purificación las aguas o Mercurio secreto de la filosofía hermética o alquímica empezarán a destilar los colores propios del iniciado en el arte del Amor. Por lo tanto el Rey Negro, será el primero, posteriormente el Rey Blanco, le seguirá el Rey Amarillo y finalmente se culminará la Gran Obra con el Rojo o Púrpura, representado en el color de las capas de los Reyes Magos, venidos desde Oriente, donde nace el sol…

Esta representación de la adoración de los Reyes es uno de los muchos símbolos que guarda el arte hermético de la Alquimia, sus colores son la guía clara del momento que esta atravesando el forjador de metales…

Esta Navidad y todas las Navidades no viviremos plenamente mientras el niño de oro de la alquimia no nazca en nuestro corazón…
La palabra TRES, deriva de la Lengua Latina “TRINUM” o “TIU­BIUM”, y es el primer número IMPAR, puesto que se, compone por la reunión de TRES UNIDADES; o de otro modo, del UNO y el DOS; que vienen siendo la UNIDAD y el primer Número PAR.

Históricamente sabemos que entre los antiguos pobladores, el TRES era el más Sagrado de los NUMEROS; aun cuando es una figura Aritmé­tica, a la que se le han atribuido algunas virtudes MISTICAS, al asegurar que es la base de los Signos de la PERFECION, y por eso vemos que en la Filosofía de PLATON se. le consideraba, como la Imagen del SER SU­PREMO en sus TRES personalidades: la Material, la ESPIRITUAL, y  a Intelectual que es lo que tácitamente, determina a la UNIDAD HOMBRE, por cuya razón, tal vez ARISTOTELES llegó al convencimiento de que el TRES contiene en sí; al PRINCIPIO, al MEDIO y al FIN, lo que también viene a indicamos, que es el Símbolo de la Perfecta ARMONIA, del factor de CONSERVACION y del PROGRESO natural, entre todos los SERES y las COSAS.     

En la Mitología Griega y Romana, al número TRES se le ha conside­rado como el principal atributo de los sucesos LEGENDARIOS, como por ejemplo: se dice que el RAYO de Jove era TRIDENTE; que el ASTRO Rey tenia tres nombres, SOL, APOLO y LIBER y que, igualmente al PLANETA nocturno, se le designaba de TRES maneras: LUNA, DIANA y HECATE; que también había TRES Furias y se conocían TRES Parcas, que influían en el ánimo de los hombres.

De la misma manera entre los DRUIDAS, se le consideraba al Número TRES, como de gran influjo dentro de sus prácticas Sagradas, y más tarde los Mithras, suponían que el Empíreo se sostenía por medio de TRES inteligencias: ORMUZD, MITHRA y MITHRAS y así sucesivamente a la Cifra TRES, se le ha venido dando o atribuyendo un carácter universal­mente MISTICO a través de las Edades.

Sabemos que en la Masonería también el TERNARIO es el más usual de los Símbolos, si tomamos en consideración que desde la época de los Romanos, los Artífices establecieron el axioma que dice: “TRINUM FA­CIUNT COLLEGIUM”, que traducido al Castellano indica que TRES, HACEN UN COLEGIO; palabras que más tarde vinieron a constituir, la Base Fundamental en que la Masonería se apoya, para establecer que TRES Maestros forman un LOGIA; que CINCO, TRES Y DOS, la Gobiernan y que SIETE, TRES y CUATRO la hacen Justa y Perfecta.

Por lo que se refiere a la Aritmética, en sus combinaciones y resul­tados numéricos, para establecer la PERFECCION en los cálculos y ope­raciones respecto a este Signo, lo demuestra por medio de las siguientes Multiplicaciones: TRES por TRES es igual a NUEVE; NUEVE por TRES igual a VEINTISETE; VEINTISIETE por TRES igual OCHENTA Y UNO; y Sumado el OCHO y el UNO, es igual a NUEVE; número que Dividido entre TRES, es igual a TRES, o sea la CANTIDAD inicial y base de la OPERACION; y así sucesivamente existen una serie de combinaciones por las que JAMAS se pierde el VALOR del referido Número TRES.

Sin embargo, es bien conocida la Gran Influencia que desde los más remotos tiempos, en todas las Razas y entre la totalidad de los Pueblos Civilizados, Semicivilizados e Ignorantes, ha ejercido la teoría de los Nú­meros y sobre todo, en el ánimo de los hombres que poseen determinada INCLINACION un tanto instintiva hacia la perniciosa SUPERSTICION; y quienes de una manera convincente les atribuyen ciertas propiedades MISTERIOSAS y de marcada afición, dentro de los sucesos o eventos de la VIDA REAL, cuyas características Simbólicas, son sus manifestaciones de BUENO o MAL augurio; apoyándose en esos MITOS, los Supersticiosos tratan o tienden a demostrar, determinados hechos INVEROSIMILES, que la inmensa mayoría de las veces son únicamente; OBRA de la CASUALIDAD, o de una MERA COINCIDENCIA; por esa razón, a los números en general, los encontramos consagrados sólo como factores de INFLUENCIA manifiesta, y de ACCION decisiva en las Ciencias, en la Naturaleza, en las Religiones, en la Masonería Simbólica y Filosófica y aun dentro de los Usos y Costumbres Humanas.

Por ese motivo, durante nuestras investigaciones y descubrimientos al respecto; nos hemos encontrado conque existen NUMEROS que con especialidad, han gozado de fama y de PODER CABALLSTICO incontras­table, por lo que allá en la actualidad, todavía hay quienes lo aseguran así.
Por ejemplo: entre los DRUIDAS, los Esenios, los Asirías, los Caldeos, los Egipcios, los Griegos, los Romanos, los Judíos; y más tarde en la India, la China y en todos los Países Civilizados conocidos, el Número TRES fue muy venerado, circunstancia por la que en la Edad Media, siempre se le considero como un SIGNO FAVORITO, atribuido al SER SUPREMO,

También por ese motivo se cree que los más Célebres Filósofos de la Antigüedad, entre ellos PITAGORAS pretendían que la Ciencia de los NUMEROS, tenia como única base para sus diferentes Operaciones a la susodicha Cifra TRES, y al que siempre consideraron como poseedor de una VIRTUD SECRETA, de una acción SINGULAR y de una influencia ELOCUENTE, cualidades dignas de admiración y de estudio, sobre todas las COSAS, las CAUSAS y los EFECTOS.

De todas maneras, nosotros sabemos también que el guarismo o cifra UNO; forma a la UNIDAD como factor INDIVISIBLE; aunque tampoco puede ser una CANTIDAD, porque constituye al Origen o Manantial de todos los NUMEROS y CANTIDADES; razón por la cual, hemos llegado a demostrar que el TRES o TERNARIO, es el primer número IMPAR; en cambio el número DOS, viene siendo la Primera cantidad y por lo mismo la primera Cifra PAR, ya que en sí, lo constituyen DOS UNIDADES.
En la Geometría, los Cuerpos se distinguen, por su FORMA, la DEN­SIDAD Y el COLOR; la descomposición de la LUZ a través del Prisma. presenta los TRES colores Primarios: el AMARILLO el AZUL y el ROJO; la extensión se mide por medio del PUNTO, la LINEA y la SUPERFICIE; la Trigonometría o la Ciencia del Triángulo. establece que toda superficie es reducible a TRIANGULOS; el Triángulo contiene TRES ángulos: RECTO. AGUDO Y OBTUSO; existen TRES clases de Triángulos: EQUILÁTERO, ISOSELES y ESCALENO; hay TRES formas de ángulos: RECTILÍNEO, CURVILINEO y MIXTILINEO; el Triángulo está limitado por medio de TRES líneas: dos CATETOS y una HIPOTENUSA; a las figuras por su forma, las definimos en TRIANGULARES, CUADRANGULARES Y CIR­CULARES; si los Cuerpos son todos aquellos que ocupan un lugar en el espacio; deben clasificarse como GEOMETRICOS, AMORFOS e INDEFI­NIDOS; conocemos TRES cuerpos con artistas: el CUBO, el PRISMA y la PIRAMIDE; el Cubo puede ser de forma CUADRANGULAR, RECTAN­GULAR Y TRAPEZOIDAL; los Prismas afectan TRES formas: RECTOS, INCLINADOS y TRUNCADOS.
Las TRINIDADES Egipcias fueron: ISIS, OSIRIS y HORUS; las de los Indúes eran: BRAHAMA, VICHNU y SHIVA; entre los Godos se conocieron a: WOTAM, FREYA Y THOR; las de los Escandinavos fueron: ODIN, VILE y VE; entre los Mexicanos o Aztecas tuvieron a: HUITZILOPOXTLI, TLALOC y TEXCALTIPOCA; y entre los Católicos Cristianos se conocen al LIMBO, al PURGATORIO y al INFIERNO.

Entre los Epicúreos, o sean los que se dedican a practicar el cultivo del Espíritu y de las Virtudes sustentadas por el famoso Sabio Griego EPICURO, existía la obligación de arrojar TRES veces la Tierra, sobre los Cadáveres al sepultarlos; costumbre que sin duda, puede haber dado origen al hábito actual, que a menudo se observa en los Cementerios, du­rante los sepelios al vertir TRES paladas o puñados de tierra, antes de cubrir totalmente los sepulcros.
Se tiene conocimiento de que cuando se desencadenó el Diluvio Uni­versal, fue construida el ARCA de NOE sobre TRES pisos; para que pudiera alojar TRES especies de cada uno de los animales, que habitaban el Mundo en aquella época; y que durante el tiempo que permaneció sobre la superficie de las aguas; se arrojaron al aire, como mensajeras al Di­vino Hacedor, TRES Palomas cada TRES Horas, hasta obtener la respuesta.

El Templo de Salomón contenía TRES departamentos, en que se rendía Culto a TRES imágenes: la de la TIERRA, la de los MARES y la de los CIELOS; también había que penetrar a TRES Cámaras de prepa­ración, antes de recibir la LUZ: a la de la VERDAD, a la de las CIENCIAS y a la de las ARTES; dentro de los antiguos Templos Iniciáticos, se tenia que pasar a través de TRES aposentos: el NEGRO, el AZUL y el ROJO, para el fin de conocer TRES cualidades: el VALOR, la BONDAD Y la ENERGIA del Candidato.

Los CABALLEROS Templarios primitivos, también tenían una gran veneración por el Número TRES, por ejemplo: el Presidente del Capítulo; durante las iniciaciones por TRES veces hacia las preguntas al Aspirante; para saber si persistía en su idea de ser admitido en el Seno de la Aso­ciación, la que una vez aceptada; de igual manera por TRES VECES con­secutivas tenía que hacer su demanda, y del mismo modo hacia TRES

peticiones para obtener el PAN, el AGUA y la SAL; una vez iniciados y proclamados, al presentarse ante el ALTAR, emitían sus TRES votos de Obediencia: el de CASTIDAD, el de TEMPLANZA y el de CARIDAD; observaban TRES grandes ayunos; comulgaban TRES veces al año: oían Misa TRES veces a la semana; durante sus días de abstinencia, no podían comer de más de TRES manjares distintos; cada uno de estos Caballeros se obligaba, a mantener para su servicio, TRES caballos; juraba no huir ante el ataque de TRES enemigos en conjunto; adoraban a su Símbolo de la Cruz, durante TRES solemnidades del año; repartían limosna, TRES veces también, eran azotados en pleno Capitulo aquellos Caballeros que faltaban a sus DEBERES.

Continuando esta serie de apreciaciones, hemos llegado también al convencimiento, de que efectivamente en el Mundo existieron TRES grandes Fundadores de Religiones: tales como MOISES, JESUS y MAHOMA, los que al mismo tiempo publicaron sus TRES Libros Dogmáticos, de marcado Espiritualismo cuyo Ritual conocemos por medio del VEDA, el EVANGELIO y el KORAN, textos que han servido de base orgánica para la propagación de esas TRES religiones.

Dentro de la Religión Católica Cristiana, existe el pasaje Biblico en que se asegura: que TRES fueron los Magos que vinieron a adorar al Niño Jesús cuando nació: MELCHOR, GASPAR y BALTAZAR; mismos que también le hicieron TRES regalos: ORO, INCIENSO Y MIRRA.

















































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario